Crónica de la concentración por la libertad de Carmen Badía

El 24 de abril tuvo lugar una concentración en Zaragoza para exigir la libertad de Carmen Badía. Sabíamos que siendo horario laboral, no era el mejor día, ni la mejor hora, ―Pero, por otro lado, ¿cuándo lo es para estas cosas?―. Estuvimos pocas personas, aunque eso ya lo intuíamos. Sin embargo, queríamos estar. Ya que nos parece importante no sólo hacer toda la difusión mediática posible, sino poner el cuerpo en ello, al igual que ha hecho Carmen: poner el cuerpo en lucha. Solidarizarnos con ella y con todxs las personas cuyos cuerpos han secuestrado allí dentro, privándoles de su libertad, sus derechos y su dignidad como personas que son.

Creemos importante hacernos oír, hacer ruido más allá de las palabras detrás de una pantalla. Hablar con la gente, explicarles lo que ocurre mirándoles a los ojos. Y, sobre todo, que aquellxs que forman parte de lo que aquí se llama “Ciudad de la Justicia”, vean que estamos aquí, que no miramos hacia otro lado y que no queremos que ellxs lo hagan. Que no solo existimos en el espacio de lo virtual, que somos de carne y hueso, como las personas presas. Ya que la cárcel precisamente logra desvincularnos de lo que ocurre allí dentro mediante la ocultación y el alejamiento, deshumanizando el sufrimiento y la destrucción que sufren las personas presas privándoles no solo de su libertad, sino de un rostro y un cuerpo visibles.  En menos de una hora, habíamos repartido más de 250 octavillas. Hemos podido hablar con la gente que se encontraba por allí, estableciendo contacto y percibiendo las caras de asombro y de incredulidad ante situaciones como las de Carmen Badía y el hecho de que se estén permitiendo desde “nuestro” sistema judicial.

Sabemos que Carmen no es la única persona presa que se encuentra en una situación intolerable. La vulneración de los derechos y la represión sobre las personas presas es el pan de cada día del entramado penitenciario. Sin olvidar las diversas discriminaciones que, en esta sociedad heteropatriarcal, atraviesan el paso por prisión de las personas (género, raza, clase, condición sexual, etc.) operando para empeorar más aún su situación, no por el delito por el que se les acusan, sino por tener un cuerpo, condición e identidad determinadas.

Sabemos que Carmen Badía está recibiendo mucho apoyo, tras ya 45 días en huelga de hambre indefinida son ya más de 600 adhesiones a la petición de su libertad entre muchas otras menciones en prensa, charlas, etc. Ella, y nosotras con ella, seguimos luchando por cambiar las cosas, por hacer que las personas seamos capaces de generar otros sistemas de resolver los conflictos y de alejarnos de una sociedad que nos castiga, nos aísla, nos condena y nos convierte en enemigos expulsándonos de la sociedad en vez de intentar resolver el problema real: la estructura que sostiene y reproduce el malestar social. Por ello seguimos reivindicando y gritando, junto a Carmen, que basta ya de encerrar, torturar y matar a las personas. Que no lo vamos a permitir. Mientras aguanten nuestros cuerpos la lucha sigue viva.

Compartimos las crónicas de las diversas concentraciones que tuvieron lugar en otras ciudades:

Crónica en Tarragona

Crónica en Lleida

Anuncios

Acerca de C.A.M.P.A.

Colectivo de Apoyo a Mujeres Presas en Aragón
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s