Solidaridad en tiempos de pandemia: cómo el coronavirus ha llegado a las cárceles

Las medidas sociales que se plantean en el estado de alarma en el que nos encontramos actualmente, no tienen en cuenta las realidades de las personas más expuestas a violencias estructurales y a las que menor acceso tienen a recursos, dejando fuera a una importante parte de la población.

Desde C.A.M.P.A. queremos mostrar nuestra gran preocupación por la situación actual de las personas presas ante la crisis sanitaria provocada a raíz de la rápida expansión del coronavirus, COVID-19.

Nos preguntamos cómo afecta esta situación las personas presas, sus familiares y amigxs: el doble aislamiento, la desatención sanitaria, la soledad que supone no poder verse ni siquiera a través de cristales…. En definitiva, cómo afectará esta situación a su estado de salud y a sus derechos. Tenemos conocimiento de que actualmente se encuentran aisladas en las celdas, que las cartas no llegan y se están aplicando primeros grados de facto. ¿Qué consecuencias tiene este doble aislamiento para la salud mental? ¿Cómo poder gestionar la vulnerabildad, el miedo y la ansiedad desde dentro?

No debe dejarse de lado la excepcionalidad en cuanto a restricciones de derechos en la que viven diariamente las personas presas y el plus que suponen todas estas medidas nuevas. A continuación, mostramos el resumen cronológico de las medidas adoptadas ante el coronavirus por parte del Ministerio del Interior para prevenir mayor número de contagios, restringiendo los derechos de las personas presas.

El día 12 de marzo comenzaron las primeras restricciones como consecuencia de la aparición de los primeros casos de COVID-19 en las cárceles de Madrid VI y Álava. Consistían entre otras, en suprimir los vis a vis y dejar únicamente las visitas con familiares y amigxs, abogadxs mediante locutorio al estar separadxs mediante cristales, además quedaba excluida la entrada de voluntarixs, suspendidas las salidas programadas y tratamentales… Con ello comenzaba el aislamiento de las 69 prisiones del Estado.

El día 15 de marzo, una vez fue decretado el Estado de Alarma, se publicó la Orden 227/2020, por la que se tomaron las siguientes medidas:

  • Todas las comunicaciones ordinarias con familiares y amigxs quedan suspendidas.
  • Las salidas de permisos, salidas programadas y cualquier otras salidas quedan suspendidas, salvo por causas de fuerza mayor o situación de necesidad para evitar los desplazamientos considerados prohibidos por el art. 7 del RD 463/2020, de 14 de marzo.
  • Las personas presas clasificadas en tercer grado o que tengan aplicado un régimen de flexibilidad que se hallen destinadas en centros de inserción social, secciones abiertas o centros ordinarios podrán salir para la realización de las actividades expresamente relacionadas en el art. 7 del mencionado real decreto, adoptándose los protocolos establecidos cuando regresen al centro penitenciario.
  • Se ampliarán las comunicaciones telefónicas que tengan autorizadas las personas presas, especialmente con abogadxs, a fin de que en todo momento quede garantizado el derecho de defensa.

El día 16 de marzo varias organizaciones (a día de hoy, más de 55), entre las que se encuentra C.A.M.P.A. y la Asociación Libre de Abogadxs de Zaragoza, presentamos un escrito ante el Ministerio del Interior y la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias solicitando “una serie de medidas urgentes para velar por los derechos fundamentales de las personas privadas de libertad”.

Entre las medidas solicitadas se encuentran las siguientes:

  • Refuerzo del personal sanitario dentro de prisión, así como que el aislamiento de las personas afectadas por COVID-19 se produzca en una instalación médica en lugar de una celda.
  • La excarcelación inmediata de las personas presas enfermas graves y de más de 70 años por constituir un grupo con doble riesgo del mismo modo que el de la población preventiva, estableciendo otro tipo de controles en caso de ser necesarios.
  • La gratuidad de las llamadas telefónicas extras y el incremento de las comunicaciones.
  • La excarcelación de las personas con condenas de poca duración y cumplimiento del régimen abierto fuera de los establecimientos.
  • La excarcelación de las personas con condenas de poca duración y cumplimiento del régimen abierto fuera de los establecimientos.

La adopción de las medidas por parte de Ministerio del Interior, unidas a la falta de información, de material y de personal sanitario y al aislamiento forzoso dentro de las celdas ya ha dado lugar a las primeras protestas, motines y huelgas de hambre en las cárceles: en Brians I (Barcelona) más de 100 personas presas en huelga de hambre, en Fontcalent (Alicante) varias personas presas realizaron una hoguera en el patio, en Soto de Real hay una situación muy tensa a punto de un motín5, las mujeres presas en la cárcel de Wad Ras han iniciado una huelga de hambre y han sido trasladadas forzosamente.

Recientemente un artículo publicado en la Directa por Vicent Almela, informaba que el 41,66% de las plazas médicas de los Centros Penitenciarios están sin cubrir, la desatención sanitaria es un hecho.

Ni en Zuera ni en Daroca se ha podido mantener el Servicio de Orientación Jurídico Penitenciario (SOJP), a través del cual se presta asesoría jurídica gratuita por parte de abogadxs. En algunas cárceles se está tratando de habilitar una asistencia letrada telefónica. La información a la que hemos tenido acceso sobre la cárcel de Zuera es que se ha habilitado un módulo entero, el número 11, para albergar a personas afectadas por el virus. Las demás personas presas se encuentran AISLADAS en sus celdas, y a aquellas que ingresan dentro estos días, las mantienen 14 días en observación en el módulo de ingresos. Nos preguntamos qué consecuencias tendrá este doble encierro para su salud física y mental. Sabemos que a día de hoy no se les ha dotado de medidas de prevención de contagio como guantes y mascarillas.

Ante la falta material de protección para las personas presas, desde C.A.M.P.A. hemos hecho un llamamiento para la recogida y fabricación de mascarillas. Podéis contactarnos a través de nuestro Facebook: Justa Fernández o a través de nuestro correo: colectivocampa@riseup.net

Además, hemos decidido iniciar un programa de radio en RadioTopo donde iremos actualizando la información sobre la situación de las personas presas ante esta crisis sanitaria y de derechos humanos. Nuestra intención es además dar voz a colectivos, familiares o amigxs de personas presas, por lo que os invitamos a escribirnos.

Tenemos que ser conscientes de la excepcionalidad en cuanto a restricciones de derechos en la que viven diariamente las personas presas, por este motivo y todo lo anterior, no vamos a dejarles solas. Ante el miedo y la incertidumbre de estos días creemos en la solidaridad y los cuidados para traspasar los muros.

C.A.M.P.A.

Acerca de C.A.M.P.A.

Colectivo de Apoyo a Mujeres Presas en Aragón
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s